jueves, 12 de abril de 2012

Miedo normal y miedo patologico

Miedo normal y miedo patologico




    Una de las inquietudes más frecuentes y temidas en el submarinista novel, o no tan novel cuando se enfrenta a situaciones nuevas , es la aparición de determinados temores, normalmente acompañados de ansiedad.
    En general tanto la ansiedad como el miedo en la concepción popular del término, son emociones indispensables para la supervivencia y previenen al ser humano de potenciales peligros , provocando respuestas adaptativas que permitan afrontar y resolver la situación que las genera.
    Todo submarinista debe considerar que es normal la aparición de un determinado monto de ansiedad y temor ante algunas situaciones.En este sentido es conveniente poder diferenciar entre un miedo que podriamos considerar normal, y un temor fóbico, entendido este último como una emocion negativa intensa , que puede no estar ajustada a la realidad de la situación que la provoca.Hay que considerar que la frontera entre ambos conceptos , no siempre es fácil de definir.
    Pero en general, la característica de un miedo normal estriba en que es proporcional y comprensible. Por ejemplo es razonable que un buceador novel tema el buceo profundo mientras no adquiere la suficiente destreza para poder afrontar las peculiaridades de la misma, o que un submarinista recreativo , renuncie al buceo en cuevas sin la adecuada experiencia y/o capacitación técnica.
    Otro aspecto que caracteriza el miedo normal, es que en general lleva a desencadenar con éxito, estrategias de superación del mismo; tranquilizarse , respirar, avisar al compañero, etc, ocurriendo además que dichas estrategias de afrontar la cuestión, conllevan la progresiva tranquilización del buzo.Además la situación que le puede haber generado el temor , se puede superar ante la evolución de la capacitación del submarinista.Asi en la medida que el buzo novel adquiee experiencia y conocimientos podrá bucear profundo sin sobresaltos.De ahí que es imprescindible que cada submarinista evolucione según su capacidad de absorver conocimientos y aprender de la experiencia, sin la presión con la que a veces nos encontramos de progresar más rápido de lo que somos capaces de asimilar.Avanzar de forma acelerada , dando pasos para los cuales podemos no estar preparados, puede llevar a malas experiencias que pueden instalarse emocionalmente como temores fóbicos que dificulten la continuidad en el buceo.
    Por otra parte en lo refente a un temor fóbico , hay que considerar que para hablar de fóbia plenamente instaurada, alguien debe haber sufrido uno o más episodios de ansiedad en una situación de buceo , o en el buceo en general, relativamente estresantes , y además obliga a la persona a renunciar definitivamente a seguir buceando en esa situación
    Aun así, existen temores , que sin poder ser considerados estrictamente como fobias , ni provocar el abandono , si pueden tener algunas características que hacen pensar en algo más que un miedo normal y que incomodan e interfieren en el desarrollo de las inmersiones.
    En general un temor fóbico , no está ajustado por su intensidad a la situación que la provoca.Igual que la pèrsona que tienen fobia a volar, es capaz de reconocer la seguridad aerea , pero ello no disminuye su ansiedad, un submarinista , puede reconocer que tiene un miedo enorme a ser mordido por los peces aun reconociendo lo improbable de la cuestión, o puede reconcoer la fuerte ansiedad que le genera atravesar un tunel , a pesar de su dilatada experiencia en buceo.
    En general un temor fóbico , desencadena una respuesta de evitación-huida, tanto más intensa , cuanto más intenso es el temor, como unica forma de controlar la ansiedad.No existe la posibilidad de desarrollar otras estrategias para afrontar , la situación sin necesidad de salir "huyendo" a veces de forma precipitada. o evitar permanentemente la situación que genera el temor desproporcionado
    Otra cuestión que hay que considerar , es que debido a diferentes causas, una situación de buceo que desde siempre hemos podido desarrollar con normalidad, de repente (desde el punto de vista del buzo) empieza a generarnos temor y ansiedad ,impidiéndonos o dificultando muchas veces acercarnos a dicha situación .Ello genera gran extrañeza en la persona, pero un analisis minucioso , suele desvelar la causa del porqué esto de produce, siendo elemento indispensable para poder superar el trance.

No hay comentarios:

Publicar un comentario